Notas
El inclaudicable placer de la perfección

Wiener Philharmoniker

No existe ranking en el mundo, cuando de organismos sinfónicos se trata, que no incluya a la Filarmónica de Viena (1842) en el podio de las tres mejores de su especie, alternándose cíclicamente con la Orquesta Filarmónica de Berlín (1867) y la Orquesta Real del Concertgebouw (1888).

Pero la de Viena no es solo la más antigua de la trilogía, sino quizás la más peculiar de todas, lógico es pensar, que la tradición, la seriedad y la coherencia en la conducción hagan que todas y cada una de ellas tengan una que otra peculiaridad, pero la de ésta es sin duda la de la suma de todas las peculiaridades.

Digamos para empezar que es - podríamos decir - un posgrado para cada uno de sus miembros, ya que sólo son admitidos aquellos músicos que han pertenecido a la Orquesta de la Ópera Estatal de Viena al menos por tres años interpretando ópera y ballet. Después de este período (podría decirse de prueba), pueden elevar al Concejo de la Filarmónica de Viena una solicitud para un puesto en la Orquesta.

La Orquesta es artística, financiera y organizativamente autónoma, y las decisiones relativas a estos aspectos se toman de forma democrática en las asambleas en las que participan todos sus miembros. No tiene ninguna vinculación con el estado; del cual no recibe ningún subsidio, y consecuentemente, sus finanzas son uno de los secretos mejor guardados de Austria.

El funcionamiento del día a día es responsabilidad de un Comité administrativo elegido por y entre los miembros de la orquesta. No caben en este, políticos de turno, advenedizos amigos del poder, ni desocupados varios.

Sumadas a las peculiaridades expuestas que podríamos encuadrar dentro de las Artístico-administrativas, se encuentran las que dan a esta su sonido particular:

·         El clarinete tiene un sistema de digitación diferente, y la embocadura tiene una forma característica, que requiere el uso de lengüetas especiales.

·         El fagot es básicamente el modelo alemán, pero tiene combinaciones de digitación y lengüetas especiales.

·         La trompeta tiene un sistema de válvulas de cilindro y medidas más estrechas.

·         El trombón tiene un tubo más estrecho, y proporciona dinámicas y colores más variados. La tuba tiene diferentes digitaciones y sistema de válvulas.

·         El timbal usa cuero natural de chivo en lugar del cuero sintético. La afinación es más precisa, porque se realiza con mandos manuales, en lugar de con pedales. No se construyen a partir de chapa metálica, sino que se funden en molde.

·         El contrabajo retiene la afinación natural del violín por terceras y la ubicación tradicional en el escenario en una fila detrás de los metales.

·         El oboe vienés tiene tubo, medidas, lengüeta y sistema de digitación especiales. Es muy diferente del, por otro lado, internacionalmente usado, oboe francés.

·         La trompa en Fa vienesa es una variación de la trompa natural con un tubo en Fa insertado, de tal modo que pueda tocarse la escala cromática. El tubo es más largo y de menor diámetro, y la campana es también más estrecha que en la trompa francesa (trompa doble, en Fa y en Si bemol). También se caracteriza por su sistema de válvulas de doble pistón, en lugar de válvulas de cilindro. Estas válvulas tienen la ventaja de ofrecer un tono que no está tan pronunciadamente definido, y hace posible un ligado más suave entre notas. El sonido resultante es más rico en armónicos, apropiado para notas amplias y sostenidas y pasajes ligados, mientras que dificulta al intérprete las notas cortas y definidas (stacatto), o los pasajes rápidos, al exigir una mayor potencia del flujo de aire, debido a la longitud y estrechez del tubo.

 

Otras peculiaridades anexas, aunque en cierto sentido refutables por parte de sus miembros y admiradores están dirigidas al sexismo y el racismo.

Hasta 1997 ninguna mujer había sido miembro de pleno derecho en la Orquesta (aunque algunas tocaron con esta, no eran miembros de pleno derecho). La primera mujer, la arpista Anna Lelkes, se hizo miembro después de tocar con la orquesta como “no-miembro” durante más de veinte años. Tras su retiro fue reemplazada por Charlotte Balzereit, como la única integrante de la Orquesta.

En noviembre de 2005, una mujer, Simone Young participó en carácter de Director invitado.

Históricamente, la orquesta no ha aceptado a miembros que visiblemente pertenecieran a minorías étnicas, aunque no hubiera ninguna norma escrita al respecto.

A pesar de que Gustav Mahler se convirtió al catolicismo un año antes de que fuese nombrado director, solo mantuvo el puesto por cuatro temporadas.

La Orquesta ha rechazado emplear las audiciones totalmente ciegas, donde se juzgan a los músicos detrás de una pantalla para poder considerar su calidad objetivamente sin consideración alguna de prejuicios sexistas y racistas.

Los orígenes de esta se remontan a 1842, con la llamada Academia Filarmónica fundada por Otto Nicolai, primera orquesta sinfónica profesional de Viena.

El primer concierto tuvo lugar en la Redoutensaal del Palacio Imperial, el 28 de marzo de 1842. Desde 1870, la sede de sus abonos de conciertos está en el Musikverein.

Este año la Orquesta llega a Buenos Aires, como última etapa de una gira iniciada en Nueva York el 23 de febrero y que la llevó por diversas ciudades de América.

Esta gira siempre bajo la dirección de Gustavo Dudamel, se inició el viernes 23 de febrero, en el Carnegie Hall de la ciudad de Nueva York, interpretando obras de Johannes Brahms. El 24 y 25 ejecutó en el mismo escenario obras de Gustav MahlerHector BerliozCharles Ives; y Piotr Ilich Chaikovski

El martes 27 de febrero hizo un concierto en el Artis-Naples, Hayes Hall de la ciudad de Naples, Florida con obras de Johannes Brahms y Gustav Mahler; y de Hector Berlioz al día siguiente.

El viernes 2 de marzo fue el turno del Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México, con obras de Charles IvesPiotr Ilich Chaikovski y Johannes Brahms; mientras que al día siguiente Wolfgang Amadeus Mozart fue el protagonista.

El domingo 4 de marzo hizo lo propio en el Auditorio Nacional de la misma ciudad con obras de Gustav Mahler y Hector Berlioz.

El martes 6 de marzo actuó en el Teatro Mayor de Bogotá, Colombia donde se oyeron obras de Johannes Brahms, y Piotr Ilich Chaikovski

El anteúltimo concierto lo brindó el jueves 8 de marzo en la Ópera Nacional de Chile con obras de Johannes Brahms; finalizará la gira el sábado 10 de marzo en el Teatro Colón interpretando de Johannes Brahms: Obertura para un Festival académico, Op.80, Variaciones sobre un tema de Haydn, Op. 56; completando la velada con la Sinfonía N° 4 en fa menor, Op. 36 de Piotr Ilich Chaikovski.

El repertorio de la orquesta para la gira incluyó las siguientes piezas musicales:

A lo largo de la historia los más famosos directores de orquesta pasaron por su podio, tanto en la modalidad de “Directores por subscripción” formato mantenido hasta 1933, como en la de “Directores invitados” a partir del mencionado año:

Lista de Directores

Desde 1922, la Orquesta ha visitado nuestro país en cinco oportunidades, realizando la primera ejecución completa del anillo wagneriano en alemán en 1922, y la primera representación de la ópera Elektra en 1923, con Richard Strauss en el podio. (Buenos Aires fue la única ciudad fuera de Europa donde Strauss dirigió). Así como también la primera ejecución de los poemas sinfónicos Así habló ZaratustraUna vida de héroe; la Sinfonía alpina y la Sinfonía doméstica.

En 77 años, realizó en nuestro país 33 funciones de ópera y 52 conciertos, 12 de ellos Organizados por el Mozarteum Argentino. Excepto una función, la del 21 de septiembre de 1965, todas se realizaron en el Teatro Colón.

Temporada 1922

Temporada 1923

Temporada 1965

Temporada 1985

Temporada 1999

 

Como parte de su presentación en la Ciudad de Buenos Aires, los miembros de la Orquesta descubrirán una placa recordatoria del clarinetista Franz Behrends, quien murió durante la presentación de la Orquesta en 1923 y se encuentra enterrado en el Cementerio alemán.

La Filarmónica de Viena estará este año en 98 oportunidades frente al público en giras por América, Europa, el ciclo de abonos en Viena, funciones fuera de abono, y en el mágico foso de Salzburgo.

Quienes hayan llegado a este punto de la lectura, cifra de personas que no creo cuantiosa, podrán notar a simple vista, las diferencias entre las anteriores presentaciones de la Filarmónica de Viena y la actual. Si bien prima facie una sola presentación parece muy poco, hay que recapacitar sobre la avidez que posee el público actual de funciones de tanto nivel como la propuesta por esta Orquesta. Más allá del cuestionable programa, la función está incluida dentro de un ciclo de abono, del cual no se vendieron tantas entradas como se pensó en un primer momento. Es más, una vez finalizada la venta del Abono, se tardó al menos cinco días en agotar las localidades sueltas para esta función.

Hasta hace no muchos años (o quizás si hace muchos años, pero uno como el barón Ochs y La Mariscala se niega a reconocer el paso inexorable del tiempo) las entradas sobrantes -en el difícil caso de que las hubiera- habrían estado en la boletería menos de medio día. El precio en esta ocasión no es excusa, ya que en el momento de iniciarse la venta había numerosas entradas económicas. Económicas teniendo en consideración el precio de las entradas para espectáculos populares que no requieren la logística del presente.

Algo nos está pasando y la Filarmónica de Viena no es la culpable. Deberíamos analizar cómo está siendo motivada nuestra sociedad, cuales son las metas no solo de nuestros jóvenes sino de aquellos que ya han abandonado definitivamente la pubertad y los años de formación. Cuál es el nivel de los formadores de las nuevas generaciones, cuál es el nivel de instrucción de quienes están ejerciendo la función pública, el ensalzamiento de la vulgaridad en pos de querer llegar a los más humildes y querer hacerlos sentir integrados a una realidad virtual a la que no pertenecen, a mi criterio no es la forma correcta.

Mis primeros abonos al Colón fueron los de la Juventud (Mozarteum), Estudiantes secundarios,Estudiantes universitarios, disfruté las eternas y maravillosas conferencias del Salón Dorado, con J. A. Sala, Franze, Pola. Jamás fui tentado a ver a Palito Ortega o Sandro en el Colón.

 Cada función era una cátedra dada por los viejos habitúes que agotaban todos sus recursos histriónicos para llevarte del lado de Caruso GigliCallas Tebaldi, la Tosca de la Muzio Dalla Rizza, la Filarmónica de VienaBerlín o el Concertgebouw.

 

 

 

Bibliografía:

Roberto CaamañoLa historia del Teatro Colón

Leonor PlateÓperas Colón

Página Web Oficial de la Filarmónica de Viena

Wikipedia

 

 

Víctor Fernández © 2018

www.avantialui.org

Independencia 3721 1º C (C1226AAC) Buenos Aires - Tel.: 5263 - 0323 - info@avantialui.com.ar