Avanti a Lui

Notas


To Bis or not To Bis, questa è la questione

Encontramos que el vocablo bis, puede ser un Complemento de adverbio que se emplea para dar a entender que una cosa debe repetirse o está repetida; o un sustantivo masculino que implica una ejecución o declamación repetida, para corresponder a los aplausos del público, de una obra musical o recitada o de un fragmento de ella.

 

En el campo de la música el bispropina, yapa, o regalo del artista al público tiene, o al menos tenia hasta ahora, dos formas distintas, según se tratase de un concierto o de una ópera. En los conciertos siempre se suelen ejecutar al final de la intervención del solista, ya sea instrumental o vocal, o al final del concierto cuando se trata de un organismo musical; y puede ser un fragmento de una obra no interpretada en el programa o una repetición de parte de éste. Mientras que en la ópera se ejecuta al final del aria, dúo, o intervención de varios artistas ante el reclamo del público, y siempre repitiendo el momento ovacionado.

 

Si bien los bises fueron frecuentes antes del romanticismo, con casos inusitados como el de La boda secreta de Domenico Cimarosa, donde no sólo se bisaron varias arias, sino que a pedido expreso del emperador Leopoldo II, presente en la sala en el estreno en 1792, se repitió la ópera íntegra, hoy en día son excepcionales y ciertas veces con unas dosis de escandalo, como en la Ópera de Viena, cuando al pedido atronador del público Jonas Kaufmann bisó E lucevan le stelle en el último acto de Tosca y Angela Gheorghiu -la protagonista- en una de sus conocidas rabietas no volvió al escenario para terminar la ópera causando la desazón del tenor que tomándoselo en broma cantó: non abbiamo soprano.

 

El 29 de julio en el Teatro Real, se produjo una verdadera innovación en materia de bises, que produjo una catarata de comentarios en las redes sociales, tan importantes hoy en día, sobre la verosimilitud o no del bis, de que, si se trataba de un bis o solamente la interpretación del aria, tal cual la había escrito el compositor.

 

El citado día, la soprano española, nacida en New Orleans, Lisette Oropesa interpretó La traviata de Giuseppe Verdi; luego de finalizar la primera parte del aria Addio del passato, recibe una fuerte ovación del público que se prolonga más allá de los dos minutos, el maestro concertador Nicola Luisotti al frente de la orquesta del coliseo Madrileño, arranca nuevamente con los acordes del Addio del passato, hasta aquí, era evidente que se trataba de un bis, pero cuando la soprano  empieza a cantar, lo hace con la segunda estrofa que comienza con La giogia, i dolori, fra poco avram fine..., y es aquí donde comienza la disputa.

 

Consultado el maestro Guillermo Scarabino, me comentó que musicalmente la primera y segunda parte del aria en cuestión es exactamente igual, si se prescinde del texto y se escucha solamente la música, no se puede saber si se trata de la primera o la segunda parte del aria. 

 

Ahora bien, como sabemos si se cantó el aria completa original o se bisó la primera parte con el texto de la segunda? 

 

Primero habría que analizar el contexto en el cual fue brindada, en ninguna de las 25 funciones anteriores, con las cinco sopranos que integraban el elenco, Marina Rebeka, Ruth Iniesta, Ekaterina Bakanova, Lana Kos y Lisette Oropesa, se interpretó la segunda parte del aria, tampoco se hizo en la posterior protagonizada por Lana Kos. Lo que implica que no se había abierto el corte, y el aria se interpretaría solamente con la primera estrofa.

 

Por otro lado, cuando termina el aria, se escucha la repetición del último acorde en la menor, lo cual indica la finalización de la forma como se interpreta el aria; cuando se hace la versión original doble del Addio del passato este acorde se repite al final de la segunda parte y no entre ambas, además podemos apreciar que la orquesta logra llegar a parar, antes que comiencen los primeros aplausos. 

 

Basados en lo anterior, coincido con los medios que difundieron la noticia del bis en la función citada, El mundo, ABC, Europa Press, La vanguardia y, la TVE.

 

Es evidente que esta disputa no hubiese existido si la soprano en vez de interpretar la segunda estrofa hubiese repetido la primera; pero según afirma la revista de música CODALARIO, “la intención de hacer la segunda estrofa del aria fue decisión de la propia Lisette Oropesa, con la intención de no perder la gran carga dramática del personaje, cosa que la soprano entendía que podría suceder si concedía el bis repitiendo sin más la primera estrofa. Según se nos ha informado, el propio director de orquesta, Nicola Luisotti, no estaba al tanto del cambio de letra” más allá de que había un cuerdo tácito entre soprano y director que si la ovación lo justificaba, haría el bis.

 

Visto lo cual Lisette Oropesa, se agrega a la lista de los bisadores del Teatro Real, siendo la primera mujer en bisar un aria, al menos en este Teatro

 

Víctor Fernández

www.avantialui.org © 2020